Bercovich: “El Estado tendría que ir casa por casa a ver si hay una empleada doméstica en negro”

El periodista Alejandro Bercovich reflexionó sobre el debate que surgió a raíz del nuevo programa “Registradas”, que fomenta la reducción de la informalidad en el sector de las trabajadoras de casas particulares.

Se trata de un plan que consiste en el pago por parte del Estado de entre el 30 y 50% del salario durante 6 meses, con un tope de hasta $15 mil, a cambio de que el empleador registre a la trabajadora y abone el porcentaje del sueldo restante, los aportes de jubilación, la ART (Riesgos del Trabajo) y la obra social.

“Es interesante la discusión desde el punto de vista económico, político y social”, consideró Bercovich al aire de Radio Con Vos, quien además resaltó que “el trabajo doméstico es el peor pago del país, el menos respetado en sus derechos y el más golpeado por la pandemia”.

TE PUEDE INTERESAR: Gómez Alcorta sobre “Registradas”: “El 70% de las empleadas domésticas están informalizadas”

Bajo la misma línea, resaltó que la mayoría de las trabajadores del sector no se encuentran registradas y que es la principal salida laboral para las mujeres en Argentina. “El sueldo mínimo de las empleadas domésticas por hora es de 200 pesos, menos que el salario mínimo vital y móvil de cualquier otro rumbo”, agregó.

“¿Cuánto vale blanquear a una empleada doméstica? 2.405 pesos por mes. Es mucho menos en proporción que lo que paga cualquier otro peón”, detalló Bercovich.

“Lo que procura hacer que las que fueron despedidas el año pasado, mas de 300 mil, sean recontratadas ahora y en blanco. Muchos y muchas ante esto me decían que eso es ayudar al incumplidor, es subsidiar al que hasta ahora venía incumpliendo la ley. Y si, efectivamente“, sentenció.

El trabajo doméstico es el peor pago del país, el menos respetado en sus derechos y el más golpeado por la pandemia”, dijo Bercovich.

Sin embargo, recordó que esto pasa también con otros programas estatales en los que se les descuentan aportes patronales y se paga parte del sueldo a otras empresas que seguramente emplean en negro, por ejemplo el ATP, el Repro o el Previaje: “Es muy curioso este doble estándar”.

Si lo hubieran pensado más allá de las elecciones, el gobierno podría haber lanzado este plan el año pasado cuando despedían a mansalva a las empleadas informales y mientras muchos empleadores sostenían a las suyas, por estar en blanco, e incluso cuando pudieron volver a las casas les pagaban el remís”, consideró.

“Hay un prejuicio sobre ellas que son las olvidadas siempre, a las que siempre les tiene que llegar por derrame la asistencia del Estado -remarcó el periodista-. Este gobierno con ínfulas progresistas y feministas no pudo llegar a ellas en el momento que más lo necesitaron“.

Por último, Bercovich opinó que es un programa con más cosas positivas que negativas, sin embargo hay algo cuestionable, que es la falta del inspección por parte del Gobierno: “Lo que tendría que hacer el Estado para atacar a la informalidad en este sector es ir casa por casa a ver si la empleada está registrada ¿Saben el revuelo que se armaría en los countries?”.

 

Compartir en redes

Comentar