Los Esteros del Iberá, en el top 10 de destinos para visitar del New York Times

Los Esteros del Iberá figuran en el top 10 del ranking de la lista anual de destinos para viajeros que propone The New York Times, en el puesto número 6. El gobierno de Corrientes, junto con el sector público y privado, celebra este reconocimiento, ya que entiende al turismo como un eje fundamental en el desarrollo de las comunidades.

El diario norteamericano se hizo eco del trabajo articulado que se realiza desde el gobierno de Corrientes, a través del Comité Iberá en conjunto con la Fundación Rewilding Argentina y los municipios que integran el Gran Parque Iberá. La dotación de infraestructura en el marco del Plan Maestro de Desarrollo del Iberá, como así también la reintroducción de especies y capacitación continua de los actores que forman parte del sector turístico, ubicaron al destino en el mapa nacional e internacional a la hora de elegir una experiencia de naturaleza.

El ministro de Turismo de Corrientes, Sebastián Slobayen, sostuvo que se continuará trabajando con una visión integradora: “desde el Estado se brindarán las herramientas necesarias para seguir potenciando a los Esteros del Iberá, de manera mancomunada con los prestadores de servicios de cada uno de los portales de acceso, como así también las cámaras y asociaciones con el objetivo de que Corrientes sea la provincia en donde los turistas disfruten del mejor ecoturismo de la región”, afirmó.

52 lugares en un mundo al revés

“El mundo ha cambiado. También los 52 lugares”, explican desde The New York Times: su lista de destinos para visitar en 2022 analiza “lugares donde los visitantes pueden ser parte de la solución a problemas como el turismo excesivo y el cambio climático”.

Se trata del segundo año consecutivo que el diario se enfrenta al desafío de crear una de sus piezas periodísticas más emblemáticas, 52 places, en un mundo al revés.

Islas Cíes – España

Dentro del Gran Parque Iberá se pueden realizar travesías en kayak, paseos en lancha, senderismo, avistaje de aves con guías especializados, cabalgatas y safaris nocturnos.

Hace un año, con los viajes globales casi paralizados, The New York Times preguntó a sus lectores cuáles habían sido los lugares que los habían ayudado a sobrellevar los días más duros del confinamiento. Esa lista incluía destinos que iban desde las formaciones rocosas de colores en la India hasta una humilde iglesia de ladrillo en el sur de Londres.

“Eran destinos lejanos muy queridos o lugares cercanos que habían ofrecido consuelo, y sirvieron como un recordatorio de que el mundo todavía estaba ahí afuera, esperando”, afirman desde el periódico.

Reserva forestal El Yunque, en Puerto Rico.

Ahora, con la pandemia llegando a su tercer año en el calendario, “los viajes globales son más posibles, pero siguen siendo difíciles y llenos de incertidumbre” continúan diciendo.

Hay muchos países en los que la mayoría de su población no está vacunada y además, China y otros países asiáticos permanecen cerrados para la mayoría de visitantes. Además, la variante Ómicron ha supuesto un fuerte golpe a los viajes y traído consigo nuevas restricciones.

En el año 2000, El Hierro fue declarada Reserva de la Biosfera y en 2014, Geoparque.

Cambio climático y turismo masivo

Más allá de la pandemia, continúa diciendo The New York Times“se está produciendo un cambio profundo en la comprensión mundial del cambio climático y la rapidez y el grado en que ya estamos viendo sus efectos. Incendios forestales, inundaciones, tormentas peligrosas, niveles de agua y temperaturas en aumento: todo nos recuerda cuán frágil es realmente nuestro mundo”.

La industria de viajes es responsable de entre el 8 y el 11% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero.

La industria de viajes es responsable de entre el 8 y el 11% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero, según el Consejo Mundial de Viajes y Turismo. En la cumbre climática de Glasgow celebrada el pasado otoño, la industria del turismo se comprometió por primera vez a reducir las emisiones de carbono a la mitad para 2030 y alcanzar el “cero neto” para 2050.

Chioggia – Italia

También alude al problema del turismo masivo, que se ha mantenido bajo control por la pandemia, pero “amenaza con reafirmarse cuando el mundo comience a moverse nuevamente” y se pregunta: “¿habremos aprendido algo de los cierres forzosos o volverán a surgir los mismos patrones?”.

Sin embargo, el diario es optimista y afirma que los viajes también pueden ser parte de la solución, como demuestra el compromiso de la industria del turismo con Glasgow.

Una solución que no solo ayudaría en la lucha contra el cambio climático, pues los viajes también “apoyan economías agotadas en lugares que dependen del dinero de los turistas y abren los ojos de los viajeros a culturas y costumbres diferentes a las suyas”. Ese pensamiento es el espíritu animador detrás de la lista de este año, 52 lugares para un mundo cambiado.

El Hierro, la isla más sostenible de España (y del mundo).

Los viajeros, parte de la solución

La lista de 2022 incluye 52 destinos donde los viajeros pueden ser parte de la solución y no del problema. Esto es, “lugares donde el cambio realmente está ocurriendo, donde se preservan las tierras silvestres en peligro de extinción, se protegen las especies amenazadas, se reconocen los errores históricos, se refuerzan las comunidades frágiles y donde los viajeros pueden ser parte del cambio”.

Por ejemplo, entre los 52 places to go encontramos el Parque Nacional Thaidene Nëné, en Canadá, administrado por una tribu indígena o las islas Hébridas Interiores, un archipiélago de Escocia donde podés probar whisky en la destilería Bruichladdich, que ha comenzado a utilizar una caldera de cero emisiones.

Las Hébridas Interiores, Escocia.

Otros destinos incluidos en la lista son: Chioggia (Italia), conocida como “la piccola Venezia”; la región vinícola del Alentejo (Portugal), Hoonah (Alaska), el Delta del Río Rojo, una de las regiones más desconocidas de Vietnam, y el Parque Nacional Iberá (Argentina).

También proponen destinos y planes para los más aventureros, como recorrer la parte del England Coast Path que pasa por el condado de Northumberland (Inglaterra), adentrarse en el Bosque Nacional El Yunque (Puerto Rico), descubrir el Parque Nacional de Chimanimani (Mozambique), conocer la Reserva de la Biosfera de Dana (Jordania) o atreverse con la ruta de senderismo The Red Sea Mountain Trail, en Egipto.

Reserva de la Biosfera de Dana (Jordania).

Tampoco se olvidan de los destinos urbanos y en la lista también encontramos lugares como Queens, (Nueva York), Cleveland (Ohio), Nápoles (Italia), Zihuatanejo (México), Hoonah (Alaska), Kioto (Japón), Gouda (Países Bajos), Humboldt (Kansas), Marrakech (Marruecos).

Y por supuesto, también tienen cabida las islas, porque además de los dos destinos isleños de España (El Hierro y las islas Cíes), la lista incluye destinos insulares como la isla griega de Eubea, Fogo Island, (Newfoundland, Canadá) o Vanuatu (país insular del Pacífico Sur).

Producción de naturaleza para el desarrollo turístico

En el interior de la Reserva Natural Iberá, de 1 millón 300 mil hectáreas, se ubica el Gran Parque Iberá con una superficie de 768.000 hectáreas –las 600.000 hectáreas del Parque Provincial Iberá más las 168.000 hectáreas del Parque Nacional Iberá, donadas por la Fundación Rewilding Argentina (antes The Conservation Land Trust)– para disfrute de todos los correntinos y como motor económico de 20 municipios de forma directa e indirecta, a partir de la producción de naturaleza y vida silvestre.

Dentro del Gran Parque se pueden realizar travesías en kayaks, paseos en lancha, senderismos, avistaje de aves con guías especializados, cabalgatas y safaris nocturnos. También, disfrutar de la exquisita gastronomía local de la mano de la Red de Cocineros del Iberá y conocer nuestra cultura e historia con los Artesanos del Iberá. Los portales que lo integran son: San Nicolás, Carambola, Cambyretá, Laguna Iberá, Uguay, Galarza, Río Corriente, San Antonio y Parque Nacional Mburucuyá.

Compartir en redes

Comentar