Teodoro Nitti: el único rival de Julio Grondona

Por Federico Yañez

El primer nojulista declarado

El primer antogrondonista

El 11 de enero se puede definir la suerte de Marcelo Tinelli como presidente de la Liga Profesional de Fútbol y ser removido por los clubes de Primera, muchos de los cuales en 2015 lo querían como presidente de AFA. Este 2021 fue el mismo donde Claudio Tapia estuvo a punto de perder el sillón de Viamonte. No faltaron quienes dijeron en voz alta y en privado que estas dos cosas con Julio Grondona no hubiesen pasado por la capacidad de neutralizar rivales, de “seducir” opositores y de tener a la política de turno de su lado. Sin embargo en 1991 fue la única vez que alguien se animó a disputarle el poder. Un árbitro, Teodoro Nitti, osó presentarse en las elecciones de AFA. Y así le fue.

En toda la historia del fútbol argentino solo seis veces hubo elecciones con más de un aspirante. En 1941 Ramón Castillo, hijo del entonces presidente conservador, derrotó a Julio Noble y José de Grossi. Ocho años después Valentín Suarez, colaborador de Eva Perón y futuro presidente de Banfield, le ganó a Juan Rey. David Bracutto, presidente de Huracán campeón de 1973 y médico de la Unión Obrera Metalúrgica, se quedó con la presidencia un año después contra Juan Fiori y Julio Propatto. El 3 de mayo de 1976 Alfredo Cantilo ganó 32 a 0 contra Gregorio Trimarco, pero siempre quedó flotando la sensación que la Dictadura había sido decisiva. Más cerca en el tiempo el 38-38 de 2015 enfrentó a Tinelli con Luis Segura, terminó con la intervención de la FIFA y la llegada de Chiqui Tapia dos años después.

Pero en 1991 Grondona, que buscaba el cuarto de sus nueve mandatos, se encontró con la oposición de Nitti que había sido árbitro durante 16 años y dirigente gremial de la Asociación Argentina de Árbitros, que, con Futbolistaz Argentinos Agremiados hacían un tandem para reclamar en AFA por referis y jugadores. En 1987 Don Julio había logrado que Guillermo Marconi, todavía en actividad, creara otro sindicato, el Sadra, y partiera la representación arbitral.

Teodoro Nitti, además de su carrera como árbitro, será recordado como el único rival que tuvo Julio Grondona en las elecciones de AFA.

Eran años de Carlos Menem y el fanatismo del riojano por la pelota era fuerte. Dos semanas después de asumir jugó en Velez con Diego Maradona y el seleccionado, fue a Italia ´90 y hasta quiso sacar a Grondona, pero lo frenó Joao Havelange amenazando con desafiliar a Argentina.

Puso como presidente del Banco Nación a Hugo Santilli, ex titular de River y tuvo una buena relación con su sucesor, Alfredo Davicce, que era simpatizante radical. Hubo dos dirigentes con mucha llegada al ex presidente, Fernando Miele, de San Lorenzo, que incluso lo invitó a jugar en el Nuevo Gasómetro en 1999 y Juan De Stefano, de Racing, que cenó algunas veces con él en la Quinta de Olivos y reconoció en 2011 en El Gráfico que Menem quiso imponer a Daniel Passarella como sucesor de Carlos Bilardo en el seleccionado.

Miele, De Stefano y Carlos Heller fueron sindicados como los ideólogos de impulsar a Nitti como rival de Grondona en las elecciones de 1991, y no faltaban quienes veían la mano del gobierno detrás, aunque Heller distaba mucho el pensamiento del menemismo. Don Julio había ganado las elecciones de 1979 luego de que el contraalmirante Carlos Lacoste, el hombre fuerte de la dictadura en el fútbol, bajara las postulaciones de Ignacio Ercoli, de Estudiantes y de Rafael Aragón Cabrera de River y avalara en tercera instancia la suya.

Cuando Nitti reconoció que se quería presentar, confesó que al menos doce presidentes le dijeron que lo apoyaban e incluso que había otros diez que estaban indecisos. Hipotecó su casa, vendió su auto y comenzó a hacer campaña entonado por el apoyo privado ya que la asamblea que elegía presidente constaba de cuarenta miembros y pensó que era competitivo. En 2003 reconoció que no midió bien a quien se enfrentaba y qué condiciones, ya que el apoyo prometido nunca se cristalizó. “Lo mío era dirigir partidos, no los clubes. Fue un error que pagué caro”. Al momento de votar el resultado fue contundente: 39-1 a favor del ferretero de Sarandí. Solo De Stefano alzó la mano por el árbitro. Don Julio sabía que a los amigos había que tenerlos cerca y a los enemigo aún más por eso años después De Stefano fue nombrado vicepresidente de AFA y Nitti veedor en el Colegio de Árbitros.

Entre 1970 y 1986 dirigió casi 500 partidos, fue internacional y su punto más alto se dio en 1983 cuando lo designaron como uno de los cuatro árbitros argentinos en la Copa América, donde dirigió solo un partido, la victoria de Chile 2-0 contra Uruguay en Santiago por la zona de grupos.

Como le confesó al Diario Olé en 2003, se nutría de los insultos del público. “A mí me dedicaban el “Nitti, hijo de puta, la puta que te parió…”. Esos insultos fueron las más hermosas palabras que escuché en mi vida”. De carácter fuerte, llegó a chocar con jugadores adentro de la cancha y a alguno llegó a invitarlo a pelear fuera de la mismas.

A mí me dedicaban el ‘ Nitti, hijo de puta, la puta que te parió…’. Esos insultos fueron las más hermosas palabras que escuché en mi vida”

También le tocaron partidos emblemáticos de la historia como el Superclásico de 1981 en el Monumental donde cobró un penal sobre la hora para Boca, algo impensado, que Diego Maradona canjeó por gol para poner el 2-2 definitivo. Impartió justicia el 7 de abril de 1985 en Independiente – Boca, el día que la policía asesinó a Adrián Scaserra, un joven que tenía 14 años. Pero sin dudas el partido fue el 18 de diciembre de 1983. Racing de Avellaneda recibía a Racing de Córdoba. La Academia necesitaba ganar para no descender, pero perdió 4-3 y bajó a la segunda división de la que volvió en 1985. Paradojas del destino Nitti, nacido en Mataderos en 1935 e hincha de Nueva Chicago, murió el 11 de septiembre de 2004 luego de sufrir una descompensación en la cancha del Torito mientras jugaba contra… Racing de Córdoba.

Teodoro Nitti, además de su carrera como árbitro, será recordado como el único rival que tuvo Julio Grondona en las elecciones de AFA. Históricamente se ha dicho que ya sea por convicción, temor o conveniencia, todos los dirigentes fueron sijulistas porque nunca se negaban a lo que pedía el presidente. Nitti pasó a la historia como el primer antigrondonista.

Compartir en redes

Comentar