Brasil: incendiaron casi 70 balsas en un operativo contra la minería ilegal

Casi 70 embarcaciones fueron incendiadas en el río Madeira, en la región amazónica de Brasil, durante una operación de la policía y otras fuerzas oficiales contra la minería ilegal en la que también fueron detenidas 10 personas, informaron hoy el gobierno y la ONG Greenpeace.

La operación se realizó ayer y “la Policía Federal y el instituto de control ambiental Ibama ya destruyeron 69 balsas de minería ilegal en la Amazonia”, afirmó en Twitter el ministro de Justicia y Seguridad Pública, Anderson Torres, junto a fotos y videos de varias balsas ardiendo en llamas en la orilla de un río. El presidente Jair Bolsonaro respondió por el mismo medio: “Ministro, felicitaciones por la acción”, informó la agencia de noticias AFP.

La semana pasada, luego de que se esparciera el rumor de un descubrimiento reciente de oro en el Amazonas, al menos 300 balsas de dragado se habían instalado en filas a lo ancho del cauce del río Madeira. Tras la repercusión que causó esa versión, las autoridades anunciaron un operativo para detener la actividad ilegal que, aunque es de público conocimiento, se intensificó en las últimas semanas.

El vicepresidente, general Hamilton Mourao, reconoció entonces la existencia masiva de los buscadores de oro que navegan por los ríos amazónicos y anunció que un grupo especial de la Marina y la Policía Federal se ocuparía de sacar a las mafias, a las que vinculó al narcotráfico en la región norte del país, precisamente en el estado de Amazonas.

La información de Greenpeace

Ayer, muchos de los mineros se habían dispersado hacia localidades vecinas, según la ONG ambientalista Greenpeace Brasil, que también publicó fotos de embarcaciones incendiadas en sus redes sociales.

“Buena parte de las balsas de dragado destruidas ya habían salido de la ciudad de Autazes (a unos 100 kilómetros de Manaos, capital del estado de Amazonas), donde habían sido detectadas originalmente, y se encontraban en ciudades vecinas; diez mineros fueron presos y varios otros huyeron, no hay relatos de heridos“, tuiteó la ONG.

“Esta acción prueba que Brasil tiene capacidad para enfrentar la ilegalidad y asegurar la protección de nuestros ríos, selvas y pueblos tradicionales; solo hace falta voluntad política”, afirmó Greenpeace.

Un informe de la Universidad Federal de Minas Gerais y el Ministerio Público Federal reveló en julio último que solo 34% de las 174 toneladas del oro explotado entre 2019 y 2020 en Brasil tiene origen legal comprobado.

Compartir en redes

Comentar