Paren de matar

Por Diego Rojas

“Yo no los hubiera hubiera puesto en disponibilidad“, dijo Patricia Bullrich, presidenta del PRO, ex montonera, ex ministra de Seguridad, ideóloga de la doctrina Chocobar -de justificación del gatillo fácil-, represora profesional, fascistizante irredenta.

En ambos autos lo que se sintió es inseguridad“, dijo el periodista macrista Eduardo Feinmann, fascista profesional, lamebotas del poder, persona execrable. “Mutua”, dijo Jonathan Viale, macrista, ex progresista, vendido al mejor postor, persona sin principios. “En un auto los jóvenes sintieron que venían delincuentes a atacarlos y los policías sintieron que en el otro auto los jóvenes eran delincuentes”, dijo Feinmann. “Exactamente”, dijo Viale, “los dos se desconfiaban mutuamente”. Una muestra del periodismo que hiede. Un par de miserables.

“Créame que a mí no me tiembla la mano a la hora de enfrentarnos con estos delincuentes. No quiero cometer un exabrupto ni una mentira, pero si no me equivoco, desde que empecé la gestión, tenemos casi 150 delincuentes abatidos en enfrentamientos“, dijo Sergio Berni, kirchnerista megakirchnerista, ministro de Seguridad de Axel Kicillof, espía infiltrado en la huelga minera de Río Turbio. “Le voy a decir una cosa, no lo digo con orgullo, eh; sino con la certeza y la firmeza de darle la instrucción a nuestros policías para que hagan dentro de la ley todo lo que haya que hacer. Y la ley no ha castigado a ninguno de esos 150 policías que abatieron a esos delincuentes”, dijo Berni, un fascista.

“… asesinos de civil en un auto de civil en un operativo extorsivo a quienes concurrían a comprar drogas en la villa de Barracas”. 

““Transformemos en un queso gruyere a un par de estos delincuentes como los de ayer. Apoyemos a la policía a que haga eso y esto va a empezar a mejorar un poco. Pero si seguimos enarbolando la maldita doctrina abolicionista de (Eugenio) Zaffaroni, la gente de bien estamos fritos”, dijo el diputado electo José Luis Espert del partido Avanza Libertad, que lleva en sus filas a las fascistas Carolina Píparo -cuyo marido atropello y asesinó a unos presuntos delincuentes- y que sostiene una poderosa afinidad con Florencia Arietto, ex kirchnerista devenida en facha. ““Derechos humanos las pelotas, los derechos humanos para la gente de bien, de laburo. Para los delincuentes, cárcel o bala (…) Esto hay que darlo vuelta con la mano dura que corresponde. Ahora, creo que también para que los delincuentes empiecen a tener miedo tienen que haber algunos que terminen bien agujereados. Sino el mensaje no queda claro. Hay que dar un mensaje claro”, dijo el fascista Espert.

Seremos inflexibles con los policías que actúan fuera de la ley“, dijo el Jefe de Gobierno porteño, aspirante a sucesor de Macri en Juntos por el Cambio. Sin embargo, los asesinos solamente fueron pasados a disponibilidad y se les prohibió salir del país y conservan al momento de escribir estas líneas su libertad.

Lucas González era un adolescente de 17 años, vivía en Florencio Varela en el seno de una familia de la clase trabajadora, se levantaba todos los días a las cinco de la mañana para entrenar en el Club Barracas Central, quizás con el sueño íntimo de jugar profesionalmente, quizás para que su madre y su padre pudieran ascender socialmente como la ofrenda de un niño a su familia. Los asesinos, que evidentemente habían tomado cocaína, estaban de civil en un auto de civil en un operativo extorsivo a quienes concurrían a comprar drogas en la villa de Barracas. Los asesinos dispararon a mansalva. Mataron a Lucas González de dos tiros en la cabeza.

Solo queda repetir en loop una letanía. Paren de matar, Paren de matar a los jóvenes, Paren de matar a las mujeres, Paren de matar a los pibes chorros, Paren de matar. La barbarie está cerca y no hay retorno de la barbarie cuando comienza.

Compartir en redes

3 comentarios

  1. Buen articulo sino hubiera tenido una inexactitud demasiado grosera, el mardio de Piparo no MATO, intento hacerlo que es distinto aunque no menos repugnante.

  2. Yo.no hubiera escrito que los ratis estaban drogados, primero.porque es una presunción tuya, sin pruebas, segundo porque podría ser un atenuante, cuando esos hijos de puta tiran porque sí y en cualquier momento y situación. En lo demás coincido en un cien por ciento. Abrazón.

Comentar