La serpiente de cascabel y otros curiosos símbolos de la derecha estadounidense que usan los seguidores de Milei

Se repiten en movilizaciones de todo el mundo. Sean a favor de Donald Trump, Jair Bolsonaro, Javier Milei, o algunos dirigentes de la derecha europea, aparecen estos símbolos nacidos en los Estados Unidos. Ya sea la Bandera de Gadsden, esa de la serpiente que dice “Don´t tread on me” o “no me píses”, o la popular bandera confederada, usada por partes del sur de los Estados Unidos durante la guerra de secesión, a mediados del siglo 19.

La bandera de Gadsden

Nació durante la guerra revolucionaria de la imaginación del general Christopher Gadsden, de la marina revolucionaria. Representaba, en un principio, a la fuerza naval independentista de los Estados Unidos. Contiene a una serpiente cascabel agazapada, lista para atacar a quien se acerque. Buscaba, en su momento, representar la actitud defensiva de la joven nación.

Con el tiempo, la simbología se fue transformando. En los años 70, la empezó a tomar como propia el movimiento libertario en Estados Unidos. La utilizaron como símbolo de los derechos individuales y el gobierno limitado. Al mismo tiempo, sin embargo, la comenzaron a usar algunos movimientos de izquierda estadounidense.

Ya en los años 2000, la adoptó como símbolo el “Tea Party, un movimiento reaccionario que buscó correr al Partido Republicano a la derecha durante el gobierno de Barrack Obama. De ahí llegó a las manifestaciones en apoyo a Donald Trump, tanto cuando era candidato como en sus actos presidenciales. Se la pudo observar en el ataque al Capitolio en enero del 2021. También la usaron los autores del tiroteo de Las Vegas del 2014, donde murieron dos policías y un civil.

La bandera confederada

Por alguna razón, la bandera de los estados confederados que se utiliza en general no es la oficial de este país que duró apenas 3 años. Se trata, en realidad, de una Battle Flag, usada por el ejército de Tennessee. Su uso actual por parte de una porción de la población estadounidense es muy polémica. Los que la eligen como símbolo plantean que forma parte de la “herencia sureña”, mientras que otros la denuncian como racista, ya que representa a los estados que luchaban por mantener la esclavitud.

Su aparición en el Luna Park este domingo, en el búnker de Javier Milei, fue sorpresiva. El joven que eligió llevarla explicó que la piensa como una defensa de Donald Trump y Jair Bolsonaro, presidentes de “derecha”. En todo caso, resulta extraña la importación de simbología política de otros países, buscando mantener un mensaje que se vuelve cada vez más incomprensible a medida que atraviesa fronteras. En todo caso, se puede identificar con el grito de “basta de negros” que se pudo escuchar el domingo en el Luna Park.

 

Compartir en redes

Comentar