Las mejores anécdotas del Zorrito Von Quintiero con Charly García

El músico Fabián “Zorrito” von Quintiero habló en Mejor país del mundo por Radio con Vos sobre el festejo por los 70 años de Charly García y recordó anécdotas con el legendario artista.

“Nosotros fuimos audiencia de García, fue un sueño, te da miedo, yo quería conocerlo y se nos dio”, relató el Zorrito.

El día que se sumó a la banda

“Un día se empezó a rumorear que Charly iba a armar una banda nueva“, rememoró el Zorrito, que enfatizó: “si te llamaba Charly te llamaba la Selección; y a mí me cambió la vida”.

“Yo le presté a Charly el garage de mi casa para que pruebe músicos y no a mí, para mí era sagrado que Charly fuera a mi casa”, recordó.

Respecto al momento en que le planteó a Charly su postulación para la banda, el Zorrito relató: “Me acuerdo que él estaba hablando con una chica, yo fui muy miedoso a hablarle, muy cagado en las patas, le tenía que decir que quería tocar con él y él me dijo ´OK, yo te aviso cualquier cosa´“.

Sin embargo, el momento llegó: “Me llama Fernando Samalea el domingo de Pascua y me dice “tenés que estar a las 11 en lo de Charly, te abre Quebracho y de ahí nos vamos para Barrancas de Belgrano a tocar. Yo tenía 21 años. Llego a la casa, me abre Quebracho, un plomo que era pesado, y lo espero en el living de ‘Yendo de la cama al living’. A la hora y media llega Charly bañadito, fresquito y me dice ‘qué haces? vamos a tocar Demoliendo hoteles´. Nunca ensayamos antes de que yo debute”.

“Yendo de la cama al piso”: la primera noche que durmió con Charly

“Yo no era amigo de Charly, él me llevó a Nueva York, llegamos al hotel y nos dijeron que la reserva era para el día siguiente“, relató. “Fuimos a una disquería a ver discos, después me llevó a tomar margaritas al mediodía, que pegaban. Fuimos a pasear, me compré un sombrero, fuimos a visitar a una amiga de él, estuvimos en la casa, gente muy rara de la que después terminé siendo amigo”, enumeró.

En mitad de la noche empezó a salir mucho vapor de la calefacción. Yo pensaba ‘nos prendemos fuego, ¿cómo lo despierto a Charly?’.

“Nos prestaron un lugar para dormir: no había nada, era el lugar donde la mujer hacía yoga, Charly se tomó la pastilla para dormir y se tiró en la colchoneta y yo quedé pintado, despierto. Era mi primera noche durmiendo con Charly y cuando se quedó dormido, lo empecé a correr para agarrarme un poquito de la colchoneta y dormí espalda contra espalda en el mat”, recordó.

“Me asusté en el medio de la noche porque estaba encendida la calefacción, era abril y hacía frío, y empezó a salir vapor y yo pensaba ‘nos prendemos fuego, ¿cómo lo despierto a Charly?’“, rememoró.

Compartir en redes

Comentar