Piñera militariza el sur de Chile ante manifestaciones mapuches

Sebastián Piñera, el presidente de Chile, decidió imponer un Estado de Excepción Constitucional por Emergencia de 15 días en las provincias de Bobio, Arauco, Malleco y Cautín. Este tendrá participación de las Fuerzas Armadas del país vecino. Se trata de una respuesta a una escalada de violencia en esas zonas ante una serie de manifestaciones de comuneros mapuches. 

Piñera justificó su decreto en base a los “graves y reiterados hechos de violencia vinculados al narcotráfico, al terrorismo y al crimen organizado“. Según contó el presidente, los hechos de violencia del sur del país causaron la muerte tanto de civiles como de oficiales de diversas fuerzas de seguridad y amenazas contra miembros del Poder Judicial.

“Estos hechos de violencia -subrayó Piñera- también han comprometido el orden público y debilitado el estado de derecho“. Según el presidente, esto afecta “seriamente la convivencia pacífica en la zona, las libertades, los derechos y la calidad de vida de miles de chilenos y chilenas”. El Estado de Excepción podrá ser prorrogado 15 días más al final de las dos semanas.

La medida, explicó Piñera, establece que “las Fuerzas Armadas podrán prestar apoyo logístico, tecnológico y de comunicaciones” a las fuerzas de seguridad de la zona. Sin embargo, no podrán reemplazarlas en la acción en el territorio, para atender o prevenir la violencia. De esta manera, busca imponer la paz en la zona. Además, apuesta a “enfrentar mejor el terrorismo, el narcotráfico y el crimen organizado“. Según Piñera, “en ningún caso se orienta contra un pueblo o grupo de ciudadanos pacíficos“.

Compartir en redes

Comentar