Catamarca se conoce en movimiento

La provincia abarca un sinfín de paisajes desde la árida Puna a montañas y volcanes de más de 6.000 metros y verdes valles muy pintorescos. En todos ellos hay mucho para hacer.

Sus numerosas montañas separaron a la región del resto de las provincias argentinas por mucho tiempo, hoy son parte de los atractivos más lindos de la zona. Descubran los mejores paisajes para disfrutar en Catamarca.

Las Dunas de Tatón

Pocos paisajes de nuestro país son tan hipnóticos y desconocidos como las Dunas de Tatón. Situado en la provincia de Catamarca, este mar de arena contiene algunas de las dunas más grandes del mundo, como la duna Federico Kirbus, de más de 1.200 metros de altura.

Las Dunas de Tatón se encuentran en el departamento de Tinogasta, Catamarca. Se parte de Fiambalá por la ruta nacional 34, se pasan Sajuil y Medanitos y desde ahí se toma la ruta provincial 135 durante 30 kilómetros hasta Tatón. El lugar puede conocerse de forma particular o mediante alguna de las excursiones que se ofrecen en Tinogasta y en Fiambalá.

Las actividades preferidas de quienes visitan la zona son el sandboard y las travesías en 4×4. De hecho, el lugar formó parte del rally Dakar y es elegido por muchos pilotos para prepararse antes de la competencia. Quienes prefieran la tranquilidad pueden dedicarse a caminar o a sacar fotos: el paisaje es alucinante.

La Ruta de Los Seismiles

Con su imponente cadena de lagunas de altura, es uno de los mayores atractivos que se ubica en el oeste de la provincia. Se trata de la segunda zona de paso aéreo más alta del mundo, después del Himalaya.

El paisaje es desértico y allí hay 19 volcanes de más de 6 mil metros de altura, como el Inca Huasi, el Pissis, el Galán y el Ojo del Salado (es el más alto del mundo con 6.893 m.s.n.m). Las cumbres se convirtieron en desafíos para turistas montañistas y son ideales para los amantes de los deportes extremos.

Es la segunda zona de paso aéreo más alta del mundo, después del Himalaya.

En las lagunas de su alrededor hay flamencos rosados y junto a la escasa vegetación hay guanacos, vicuñas y burros.

Las excursiones salen desde la localidad de Fiambalá, la “Puerta de los Seismiles”, donde contarás con toda la infraestructura y los servicios necesarios. Cabe aclarar que los paseos se realizan en el período de octubre a abril.

Laguna Celeste

El track (off-road para vehículos 4×4) comienza en Fiambalá, desde donde se toma la Ruta Nacional 60 en sentido al Paso de San Francisco. Los paisajes a medida que se recorre la ruta son increíbles, con cerros de diversos colores debido a los minerales de su composición. A aproximadamente 86 km. de Fiambalá se toma un pequeño camino de ripio que sale a la izquierda de la ruta. Fiambalá se encuentra a 1.500 m.s.n.m y en este punto se está a 3.150 m.s.n.m.

A partir de este momento comienza un camino sinuoso de ripio en ascenso por unos paisajes muy pintorescos. Se pasa por la Laguna de los Aparejos, donde se pueden ver algunos flamencos y otras aves. Se continúa hacia Laguna Celeste y luego se puede ascender un poco más hasta llegar al Balcón del Pissis. Desde allí se pueden ver el volcán homónimo y varias lagunas. La altura máxima es de 4.521 m.s.n.m.

Más información en www.ciudadanosviajeros.com.ar

Compartir en redes

Comentar