Romina Manguel, sobre el hombre que la acosaba: “La próxima vez lo va a pensar dos veces”

“Lo mantuve en mi círculo más íntimo mientras la justicia estaba trabajando. Traté de no decir nada hasta que no haya una resolución. Fue horrible porque empezó en febrero y fue constante porque siguió hasta hace muy poquito tiempo. Me llamaba y me decía cosas horribles. Se tomó un trabajo porque llamaba hasta los teléfonos fijos de mis vecinos para alertarlos de mi supuesta peligrosidad”, expresó Romina Manguel.

La periodista habló en la Inmensa Minoría sobre el hostigamiento que sufrió por parte de una persona: “Te asusta. Sabía cuando estaba con mis hijas o con mi novio o hasta cuando no estaba en mi casa. No tengo idea como. Tampoco me queda tan claro que supiese pero la pegó en varias de las situaciones en las que relataba como estaba en ese momento”.

Lo dejaron en libertad porque el fiscal entenderá que no hay riesgo de fuga y se quedaron con su celular. Voy a tener que ir a la fiscalía para ver si se contactó con alguien que yo conozco”, manifestó.

“Yo me banco un montón de cosas, pero cruzó un limite con las amenazas porque es un delito. Nosotros tenemos que ir a la fiscalía. Mis vecinos declararon y no miraron para el costado. En un chat con ellos les pregunté si esta persona los llamaba y me contaron que sí”, continuó.

Además expresó: “Espero que no llame a nadie más. Si alguno cree que es gracioso amenazar con la integridad física por tener una opinión distinta, me da la impresión de que la próxima vez lo va a pensar dos veces”.

Leé también: Detuvieron al hombre que hostigaba a Romina Manguel

“Tiene causas por hostigamiento y amenazas. Siguen trabajando. La persona confesó ser el autor de las amenazas por disposiciones feministas y aborteras, que tampoco lo justifica. Lo dejaron en libertad porque el fiscal entenderá que no hay riesgo de fuga y se quedaron con su celular. Voy a tener que ir para ver si se contactó con alguien que yo conozco”, manifestó la conductora de A24.

“Por redes no me hostigaba. Solamente me llamaba a mí y a mis vecinos mediante el teléfono fijo. Hacía llamadas privadas por lo que yo atendía, ya que las fuentes generalmente tienen estos números. Amenazar u hostigar no es gratuito. Me quedo con eso por ahora. Mas allá de que estás acostumbrado, es desgastante y te pone nervioso. Mi novio tuvo un par de cruces porque yo ya no podía atenderlo. No está bueno”, concluyó Manguel.

Compartir en redes

Comentar