Inteligencia artificial: trabajan para que detecte la demencia antes de tener síntomas

Científicos de la Universidad de Cambridge estudian la posibilidad de que la inteligencia artificial pueda mostrar los primeros signos de demencia incluso años antes de presentar algún síntoma.

Un equipo científico de la Universidad de Cambridge y el Instituto Alan Turing desarrolló herramientas de aprendizaje automático con las que, a partir de un simple escáner cerebral, se podría detectar la enfermedad antes de ver el cuadro avanzado. Hoy en día los diagnósticos de la demencia puede llevar muchos años debido a que los cambios moleculares y celulares en el cerebro comienzan mucho tiempo antes de la aparición de cualquier síntoma.

“Hemos entrenado algoritmos de aprendizaje automático para detectar signos muy tempranos de demencia con solo buscar patrones de pérdida de materia gris. Cuando combinamos esto con las pruebas de memoria estándar, podemos predecir si un individuo mostrará un deterioro más lento o más rápido en su cognición. Incluso pudimos identificar a algunos pacientes que aún no mostraban ningún síntoma, pero que desarrollaron Alzheimer”, aseguró la profesora Zoe Kourtzi, líder del equipo investigación del experimento.

Podemos predecir si un individuo mostrará un deterioro más lento o más rápido en su cognición e incluso pudimos identificar a algunos pacientes que aún no mostraban ningún síntoma, pero que desarrollaron Alzheimer”, aseguró la profesora Zoe Kourtzi.

Si bien el algoritmo hasta ahora se preparó para la búsqueda de signos de Alzheimer, la profesora Kourtzi y su equipo lo están entrenando para reconocer diferentes formas de demencia, cada una de las cuales tiene su propio patrón característico de pérdida de volumen. Hasta la fecha, alrededor de 80 pacientes han participado en el ensayo.

“Hemos demostrado que este enfoque funciona en un entorno de investigación; ahora necesitamos probarlo en un entorno del ‘mundo real’“, explicó el doctor Timothy Rittman, otro de los científicos implicados en la investigación. Y agregó: “Cuando los pacientes comienzan a experimentar problemas cognitivos y de memoria, es comprensible que sea un momento muy difícil. Ser capaces de proporcionar un diagnóstico preciso les da claridad y, según el diagnóstico, puede tranquilizarlos o ayudarlos a ellos y a sus seres queridos a prepararse para el largo plazo”.

Compartir en redes

Comentar