Reino Unido paga más de 6 mil dólares a voluntarios que se infecten con la variante Delta

El Ministerio de Salud británico junto a distintos organismos sanitarios buscan la forma de avanzar en la elaboración de nuevas vacunas y fármacos contra la contagiosa variante de Covid.

El Imperial Collegue de Londres, el Servicio Macional de Salud Inglés,  la compañía hVIVO y la cartera sanitaria del Reino Unido llevan adelante una importante investigación para contener la variante Delta. Para lograrlo ofrecen una cantidad superior a las 4.500 libras  ( que, aproximadamente, equivale a 5.200 dólares ) a aquellos voluntarios que estén dispuestos a infectarse con ella.

“Mientras el resto del mundo intenta aniquilar la variante delta del COVID-19, científicos británicos tratan de lograr avances criando en el laboratorio un lote (de Delta) cuidadosamente controlado, con el que luego esperan contagiar a voluntarios en el marco de ensayos”, reconoció Peter Openshaw, profesor de medicina experimental del Imperial College de Londres y coinversor del programa.

Científicos británicos tratan de lograr avances criando en el laboratorio un lote de Delta con el que luego esperan contagiar a voluntarios en el marco de ensayos” (Peter Openshaw, profesor de medicina experimental)

El responsable de la iniciativa también admitió que “la variante Delta fue la más difícil. No todas las muestras clínicas crecen tan fácilmente en cultivos celulares”. Por tal motivo el objetivo de la investigación busca producir una cantidad suficiente de virus para comenzar con los ensayos a finales de año.

¿Cómo será el ensayo?

La iniciativa busca personas de entre 18 y 30 años (quienes tienen menos riesgo de sufrir un cuadro más grave de la enfermedad) y libres de síntomas. Los voluntarios deberán informar si tienen o tuvieron la enfermedad previamente. Además, no podrán presentarse personas fumadoras, que padezcan obesidad o alguna otra enfermedad.

Estudios similares se llevaron a cabo durante el desarrollo de las primeras vacunas contra el COVID. Los investigadores harán un seguimiento de los pacientes para analizar cómo responden sus organismos a una infección por la variante. A partir de allí podrán deducir la forma en al que se propaga esta cepa.

 

Compartir en redes

Comentar