Competir sin público afecta desde la motivación hasta la respuesta muscular

Por Agostina Vicente Sánchez

Como medida para evitar la propagación del coronavirus, los organizadores de los Juegos Olímpicos decidieron que esta edición se lleve a cabo sin el público que caracterizó a las entregas anteriores. La escena de las tribunas vacías se viene repitiendo desde el inicio de la pandemia en competencias de todos los deportes en todo el mundo. ¿Cómo afecta esto a los deportistas, acostumbrados a recibir el apoyo –y también la presión– de los espectadores?

El psicólogo deportivo Ezequiel Katz, consultado por Diario con Vos, opinó que “el público puede influir mucho en el rendimiento, en la regulación de las emociones, de los niveles de activación: la intensidad de la respuesta muscular, en los reflejos y los movimientos”. Katz añadió: “Un deportista que esté más activo posiblemente esté más rápido de reflejos, más dispuesto a moverse, mientras que un deportista que se encuentra en nivel de activación más bajo posiblemente tenga una sensación de letargo, más lento”.

El público influye en la regulación de las emociones y de los niveles de activación: la intensidad de la respuesta muscular, los reflejos y los movimientos”. (Ezequiel Katz, psicólogo deportivo)

“El deportista puede percibir la ausencia del público como una sensación de soledad. Cuando uno entrena lo hace sin gente y en las competencias siempre hay gente, entonces está asociado el público a competir”, precisó el psicólogo.

Los datos que respaldan la hipótesis

“Estadísticamente, los países que son anfitriones de las actividades deportivas suelen tener mejores rendimientos por el hecho de estar en casa”, señaló Gabriela Best, remera que representó a la Argentina en Beijing 2008 y Londres 2012.

Los países anfitriones de las actividades deportivas suelen tener mejores rendimientos.

“En básquet, el año pasado no hubo público en la NBA y se hizo muy evidente, hubo equipos que no se hicieron fuertes con la localía por este motivo”, agregó Katz.

La NBA en 2020, con las tribunas vacías.

No obstante, la influencia del público no siempre es positiva en las competencias. Según el árbitro de la Primera División del Fútbol Argentino Pablo Giménez, estadísticamente “disminuyó en todas partes del mundo la cantidad de tarjetas tanto amarillas como rojas, demostrando el efecto que tiene el público en el accionar de los jugadores”.

La opinión de los deportistas

“La presencia del público influye mucho en remo: las tribunas están sobre los últimos 500 metros más o menos y cuando empezás a escuchar los gritos más de cerca te da un plus para el cierre final de la competencia”, precisó Best.

“Desde mi experiencia, en la regata de Londres 2012 había publico en casi los 2.000 metros de extensión y fue maravilloso -dijo Best-. Recuerdo los últimos 250 metros, que el grito de la tribuna te envolvía, te ponía la piel de gallina y te daba un empuje terrible“, relató la remera, ganadora de 5 medallas panamericanas (2 de oro en Guadalajara 2011).

Gabriela Best y Laura Abalo compitieron en Londres 2016.

El múltiple campeón de Taekwondo ITF Sebastián Luraschi sostuvo que si bien tiene “una forma de concentrarme en los torneos importantes, me meto tanto en la pelea, en la lucha, que me olvido, desaparece el marco externo, es como si estuviese peleando solo”, reconoció que “a veces incentiva, cuando te estás empezando a cansar y a desconcentrar, te da un plus“.

El que la gente esté gritando afuera me ayuda a sacar fuerzas”.  (Sebastián Luraschi, campeón de taekwondo ITF)

“Me pasó en el Mundial de Irlanda, en cuartos de final, me venía alentando la gente y yo escuchaba de fondo, venía perdiendo y en los últimos 20 segundos empiezo a escuchar un griterío: ahí lo fui a buscar más fuerte y terminé ganando la pelea”, recordó Luraschi y añadió: “El que la gente esté gritando afuera me ayuda a sacar fuerzas de donde no la tengo“.

Deportes de equipo

“No debe ser lo mismo marcar un gol en cualquier deporte de equipo y no sentir el aliento de la gente. La arenga cuando se está por terminar el partido y venís ganando, o la arenga para levantar el punto que te falta siempre te ayuda a pasar los limites, a explotarte un poco más: te lleva a dar lo mejor“, sostuvo Best.

El aliento del público te ayuda a pasar los limites, a explotarte un poco más, a dar lo mejor”. (Gabriela Best, remera)

El jugador de handball Santiago Barceló señaló que, si bien “el público nunca fue algo que me influyera negativamente en el juego, de local, el aliento del público sirve muchísimo anímicamente“.

“En lo personal, una vez que empieza el partido capaz no te das cuenta si la gente está o no, pero en momentos del partido como un gol o cosas así, sí me gustaría que vuelva el público para los gritos y los alientos“. expresó Gianluca Cangiano, jugador de las inferiores de Independiente. “Prefiero jugar con público ya que es parte del folclore del fútbol, tanto cuando jugás de local con tu hinchada alentando, como de visitante con la gente que no te dice cosas lindas”, agregó.

Las excepciones a la regla

Sin embargo, no en todos los deportes constituye una ventaja la presencia del público en las tribunas.

“En disciplinas como natación, donde al estar abajo del agua uno está más desconectado, o tenis, donde durante el punto la gente tiene que estar en silencio, la influencia de los espectadores es muy menor”, explicó Katz y agregó: “también en los que el público tiene que estar más alejado por cuestiones de seguridad, como tiro o tiro con arco”, explicó Katz.

“La influencia del público en esos deportes es muy menor si la comparo, por ejemplo, con el fútbol o básquet”, señaló y añadió: “depende de qué tan próximo puede estar el público, de cómo puede actuar“.

Árbitros

Los atletas no son los únicos que sienten la ausencia del público en las competencias deportivas. Según el árbitro Giménez, “es distinto” competir con y sin público.

Las pulsaciones y las emociones tanto de los árbitros como de los jugadores se ven influenciadas por el aliento o la desaprobación de la gente”.  (Pablo Giménez, árbitro de Primera de fútbol)

“Con público, las pulsaciones y las emociones tanto de los árbitros como de los jugadores se ven influenciadas por el aliento o la desaprobación de la gente“, destacó Giménez. “En el caso de los árbitros, tenemos que prepararnos mucho para separar esas emociones y estar 100% concentrado en nuestro trabajo. Es muy difícil relajarse para no cometer errores que repercutan en los resultados “, concluyó.

Compartir en redes

5 comentarios

  1. En épocas de pandemia lo importante es seguir y mantenerse en actividad, la falta de público desalienta pero lo importante es competir, participar y ser feliz con lo que uno hace . A seguir firmes queridos olímpicos .

    • Es cierto que se desalientan los jugadores sin publico pero su espiritu debe ser fuerte para conquistar lo que ellos realmente desean.
      Muy interesante la nota

Comentar