Peña Nieto gastó 32 millones de dólares para espiar a López Obrador con Pegasus

La Unidad de Inteligencia Financiera de México dio a conocer que el anterior Gobierno de Enrique Peña Nieto compró el software Pegasus para hacer espionaje telefónico. Fue utilizado contra el actual mandatario Andrés Manuel López Obrador y su entorno por un valor total de 32 millones de dólares.

Una investigación periodística reveló esta semana el escándalo de espionaje internacional con el software de la empresa israelí Pegasus. Se trata de un sofisticado programa capaz de entrar en los teléfonos móviles de forma casi invisible y acceder a toda la información del dispositivo.

TE PUEDE INTERESAR: Cómo funciona Pegasus, el sistema de espionaje telefónico israelí usado por gobiernos de todo el mundo

“Grupo Tech Bull contrató durante el año 2014 con la Procuraduría General de la República, particularmente con Tomás Zerón de Lucio, director en jefe de la Agencia de Investigación Criminal el software Pegasus, un malware para efectos del espionaje telefónico en un contrato de 32 millones de dólares, desarrollado por la empresa israelí NSO Group, a la que terminó transfiriéndose los recursos”, informó el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera mexicana, Santiago Nieto, en una conferencia de prensa.

López Obrador aseguró haber sido víctima del espionaje pero descartó realizar acciones legales: “No voy a hacer ninguna demanda, ya esto es muy importante, esto contribuye más que ir a un tribunal porque lo más importante de todo es el cambio de mentalidad”, dijo hoy en conferencia de prensa.

“Estábamos sometidos a un Gobierno autoritario, antidemocrático, que violaba los derechos humanos. La política es un imperativo ético, por eso desapareció el Centro de Investigación y Seguridad Nacional y lo que hay de Inteligencia tiene que ver con el combate del crimen, es para proteger a los ciudadanos, no para estar espiando a opositores, periodistas o dirigentes políticos”, agregó.

López Obrador aseguró que en su Gobierno ya no se espía a nadie y sostuvo que es necesario que la gente sepa que el Gobierno utilizaba recursos públicos para pagar programas de espionaje. “Ahora se da a conocer que también espiaban a mi esposa, a mis hijos… Hasta el médico que me atiende, al cardiólogo“, indicó el presidente.

Macron ordenó una investigación por el presunto espionaje

A raíz de este escándalo internacional, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, ordenó la apertura de una investigación ya que él también habría sido víctima de espionaje. “Es necesario que analicemos esto de forma más precisa debido a la potencial gravedad (para saber) cuál es la realidad y el grado de ‘infección'”, manifestó el primer ministro Jean Castex.

“El presidente de la República ha ordenado toda una serie de investigaciones. Sería irresponsable por nuestra parte hablar de estas cosas sin saber exactamente la situación y las medidas que podrían ser llevadas a cabo por nuestra parte”, añadió.

Fuentes del Ejecutivo francés confirmaron que ya se cambiaron los teléfonos celulares de Macron y la seguridad de los mismos se configuraron de la manera “más restrictiva posible” ante las sospechas de que pudiera haber sido espiado.

El rey de Marruecos, Mohamed VI, y el primer ministro de Pakistán, Imran Khan, también figuran en la lista de posibles objetivos de Pegasus, al igual que más de 180 periodistas de todo el mundo.

Reporteros sin Fronteras se plantaron frente a Israel

La ONG Reporteros sin Fronteras (RSF) pidió el miércoles al gobierno israelí una moratoria a la exportación del programa espía. Al mismo tiempo,  las organizaciones Forbidden Stories y Amnistía Internacional obtuvieron una lista de 50.000 números de teléfono, seleccionados por los clientes de NSO desde 2016 para ser potencialmente espiados y la compartieron con un consorcio de 17 medios que revelaron su existencia el domingo.

“Programas desarrollados por empresas israelíes como Pegasus de NSO implican claramente al Estado de Israel. Aunque las autoridades israelíes solo hayan desempeñado un papel indirecto, no pueden eludir su responsabilidad”, afirmó RSF en un comunicado.

“Hacemos un llamamiento al primer ministro [israelí] Naftali Bennett para que imponga inmediatamente una moratoria a la exportación de tecnología de vigilancia hasta que se establezca un marco normativo de protección”, dijo el secretario general de RSF, Christophe Deloire, en el comunicado.

Compartir en redes

Comentar