Hablemos de trastornos alimentarios

Por Jesica Lavia*

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) son trastornos mentales que generan un comportamiento patológico frente a la ingesta de alimentos o a la realización de actividad física y una obsesión por el control del peso.

Argentina es el segundo país a nivel mundial con más casos de trastornos de la conducta alimentaria. Cuando hablamos de casos a veces podemos caer en des humanizar la problemática. Decir que somos el segundo país a nivel mundial con más casos de TCA es decir que en nuestro país, un montón de personas sufren estos trastornos que afectan su salud integral.

A pesar de que tantas personas cargan con esta problemática, manejamos muy poca información sobre este tema. Quienes crecimos en los ́80 y ́90 apenas hemos escuchado sobre anorexia y bulimia, por supuesto que todo muy por arriba. Si bien los TCA más conocidos son: anorexia nerviosa y bulimia, existen distintos tipos de TCA: trastorno por atracón (se caracteriza por la ingesta descontrolada de alimentos en un período corto de tiempo, junto con sensación de pérdida de control sobre dicha ingesta), trastorno de evitación/restricción de la ingesta de alimentos, pica (desear y comer sustancias que no tienen valor nutricional como hielo, arcilla, tierra o papel), trastorno alimentario no especificado. Otros: pregorexia (afecta a las mujeres embarazadas que quieren mantener su peso corporal. Se puede incurrir en la restricción de calorías y nutrientes, la realización de ejercicio extremo y la combinación de atracones y purgas), ortorexia (Obsesión por controlar la calidad de los alimentos que se consumen) y vigorexia (obsesión por el estado físico, lo que lleva a practicar ejercicio de manera excesiva), síndrome de ingestión nocturna de alimentos, trastornos por purgas, diabulimia (personas con diabetes tipo 1 que deliberadamente toman muy poca insulina para tratar de controlar su peso).

Argentina es el segundo país a nivel mundial con más casos de trastornos de la conducta alimentaria: en nuestro país, un montón de personas sufren estos trastornos que afectan su salud integral”.

Las causas de TCA son multifactoriales, existiendo 3 tipos de factores: predisponentes, precipitantes y perpetuantes. Los factores predisponentes son: socioculturales (por ejemplo: el ideal de belleza centrado en la delgadez), familiares (por ejemplo: madres que realizan constantemente dietas restrictivas), individuales (aspectos de la personalidad como inseguridad, perfeccionismo, baja autoestima, temor a la pérdida de control, insatisfacción con la imagen corporal). Los factores precipitantes son: estresores, actitudes obsesivas con respecto al peso y “la figura”, realización de dietas extremas y pérdida de peso. Los factores perpetuantes son: atracones y purgas, secuelas fisiológicas y psicológicas.

Algunos datos alarmantes:

El 90% de las personas que padecen o padecieron anorexia, refiere como antecedente la realización de una dieta hipocalórica como factor desencadenante.

La media de edad al diagnóstico de anorexia es a los 18 años.

El trastorno por atracón es el TCA más prevalente en personas adultas.

Claves para la prevención

La gran pregunta: ¿Cómo prevenirlos? Es primordial brindar educación nutricional integral desde la infancia, reforzando la conversación sobre estos temas en la adolescencia. Pero a su vez, la forma más importante y real de prevención de trastornos de la conducta alimentaria, es acabar con el modelo hegemónico de belleza actual que idealiza la delgadez. Empezar acorrer la mirada sobre los cuerpos y sus tamaños. No opinar sobre cuerpos ajenos. Ponerle un freno a la gordofobia desde campañas de salud integral. Trabajar en políticas públicas que incluyan y profundicen esta problemática.

Esta sociedad a la que supuestamente le preocupa la salud de las personas con cuerpos gordos, no respeta nuestra salud mental”.

A todas las personas que formamos parte de esta cultura peso centrista se nos dificulta gozar de un completo estado de salud integral, no por el número que indica la balanza sino por el maltrato y hostigamiento psíquico que esto conlleva ya que, esta sociedad a la que supuestamente le preocupa la salud de las personas con cuerpos gordos, no respeta nuestra salud mental.

Es clave hablar de estos temas, que dejen de ser tabú. Hablalo en tus grupos de pertenencia, con tus hijos e hijas, con tus amistades, con tus alumnos y alumnas.

Hagamos prevención. Hablemos de TCA.

* Licenciada en Nutrición: MN4824 MP857. Co autora del libro Pese Lo Que Pese, creadora de las galletitas saludables Alunt.

Compartir en redes

Comentar