El Papa admitió que la iglesia está en crisis por los abusos sexuales y dijo que es “urgente ventilar” esta realidad

En una carta al arzobispo de Múnich, el cardenal Reinhard Marx, el papa Francisco admitió que “toda la iglesia está en crisis” por los abusos sexuales. “La política del avestruz no lleva a nada, y la crisis tiene que ser asumida desde nuestra fe pascual” apuntó Francisco.

Marx le había presentado al Papa su renuncia, en medio de una crisis personal por los casos de abuso sexual en la iglesia. Si bien no hay ningún caso conectado a él personalmente, ni se supone que él haya tenido conocimiento de algún caso, la responsabilidad institucional de la iglesia torturaba a este jerarca. Marx es uno de los representantes más importantes de la iglesia católica en Alemania, y forma parte del ala “progresista” de la organización eclesiástica.

La carta del papa llega como forma de rechazar esa renuncia. Está escrita en español y con claros argentinismos (Francisco dice, en un momento, “tirar toda la carne al asador”). Esto permite suponer que la carta la escribió el personalmente. “Querido hermano -comienza la carta del papa- ante todo gracias por tu coraje. Es un coraje cristiano que no teme la cruz, no teme anonadarse delante de la tremenda realidad del pecado“.

En esencia, se trata de compartir la responsabilidad por parte de miembros de la iglesia en las últimas décadas“.

Marx, por su parte, había reconocido en su carta de renuncia el “fracaso institucional” de su archidiócesis a la hora de enfrentarse al escándalo de los  abusos sexuales. El papa lo felicitó por esa actitud: “En esencia, se trata de compartir la responsabilidad por parte de miembros de la iglesia en las últimas décadas“. Una gigantesca investigación realizada en el 2018 reveló que por lo menos 3.677 niños y adolescentes habían sido víctimas de abusos sexuales por parte de 1.670 miembros de la iglesia católica alemana. Esto sucedió por casi sesenta años, entre 1946 y 2014.

La carta de  Francisco cayó como un bombazo en medio de un conflicto enorme. El cardenal Marx viene impulsando una controversial  reforma de la iglesia alemana, precisamente en respuesta a el escándalo de los abusos sexuales. Sin embargo, sus ideas enfrentan una férrea resistencia por parte de los sectores más conservadores de la iglesia. La carta del papa se interpreta como un respaldo a Marx.

Compartir en redes

Comentar