Cómo funciona el test rápido de coronavirus que la Provincia prohibió

El Gobierno bonaerense prohibió el miércoles pasado la venta de pruebas rápidas para detectar coronavirus en las farmacias del distrito. En la Resolución que publicaron, señalaron que esos test son “de uso profesional excluyente y deben realizarse en laboratorios de análisis clínicos”. Pero, ¿cómo funcionan?

Un test rápido es una pequeña placa con dos orificios que viene con una pipeta y un reactivo que se debe poner dentro de ésta. Además, viene con un hisopo para pasarse por la boca o la nariz y, una vez realizado, también hay que colocarlo en la pipeta.

En la placa se colocan unas gotas del contenido de la pipeta y se espera un minuto hasta que esté el resultado: puede ser positivo, negativo o puede que tenga que repetirse si fue mal realizado.

En la prohibición que hizo el Gobierno de la Provincia señalaron que esos test son “de uso profesional excluyente y deben realizarse en laboratorios de análisis clínicos”, y advirtieron que habrá sanciones en caso de incumplimiento. El precio de venta al público del test es de entre 2200 y 2500 pesos

Compartir en redes

Comentar