Argentino quedó varado en Tailandia y la pegó vendiendo berenjenas en escabeche

Gastón Flageat viajaba por el sudeste asiático, cuando sobrevino la pandemia de coronavirus. “Estuve 4 meses viviendo en un hotel, donde conocí a mi novia con quien hoy estoy viviendo”. Trabajaba en una agencia de marketing online que le permitió mantener ingresos por un tiempo, pero pronto estos fueron insuficientes.

En eso, hicieron una degustación entre los varados de sabores de sus lugares de orígenes. Gastón decidió hacer su tradicional receta familiar de berenjenas en escabeche para que las probara su novia. Y le encantó a ella y a todos los comensales. “Me preguntaron si no me animaba y fui a comprar 20 frescos. Mi hermana me armó un logo, de la nada y empecé a vender en el mercado. Se revolvió todo y se abrieron muchas oportunidades”, relata.

Así fue como Flageat creó Kin Kon (que significa comé primero en tailandés), su marca de conservas que tuvo un inesperado éxito en el mercado tailandés. “Es una receta mediterránea que adoptamos en Argentina y que acá gustó. Acá además hay berenjenas muy distintas a las que conocemos en Argentina. Hay unas más violetas, otras más alargadas, con sabores muy particulares. Esto favoreció mucho”, aseguró.

En conversación con Radio Con Vos, el empresario argentino explicó que extraña Argentina, pero no piensa en venir porque es un momento muy complicado para viajar. “Extraño Bariloche, a mis amigos y a mi familia para las fiestas, pero no se sabe cuándo se podrá ir o volver, los pasajes están carísimos y las fronteras te hacen pensar. Y si quiero apostar a mi relación, a formar una marca y a insertar un producto nuestro en una cultura diferente, me tengo que quedar”, dijo.

Compartir en redes

Comentar